Tratamiento en caso de baja Reserva Ovárica
26/10/2018
¿Existe la menopausia en los hombres?
02/11/2018

Localizaciones principales de la endometriosis

La endometriosis es una enfermedad que se ubica en diferentes zonas del aparato reproductor femenino. De hecho su gravedad puede llegar a tal punto que invade otras áreas del cuerpo de la mujer como el recto. Esta es una razón significativa para que los diagnósticos se hagan de forma mucho más específica. Es fundamental que las revisiones sean más detalladas para poder descartar todas las zonas localizables posibles.

Realizar un diagnóstico definitivo de la endometriosis a veces es una tarea complicada para los ginecólogos tratantes. Esto se debe a que muchas veces la enfermedad presenta los síntomas pertinentes pero se sitúa en área difíciles de distinguir. Esto se hace significativo ya que existen zonas que son comunes, en la mayoría de los pacientes, pero otras que no lo son tanto.

Endometriosis ovárica, peritoneal y de trompas

Los ovarios, las trompas de Falopio y peritoneo superficial son de las áreas más comúnmente atacadas por la enfermedad. La endometriosis suele arraigarse en estas zonas, por este motivo son de los primeros sitios exploración de los médicos. Al localizar el padecimiento en estas áreas es cuando se tiene un mayor riesgo de esterilidad, sobre todo cuando hay un gran grado de avance.

La endometriosis ovárica se presenta cuando las lesiones están localizadas al nivel de los ovarios o lugares cercanos. Esta puede presentarse inicialmente con grandes cantidades de sangrado y fuertes dolores en la zona abdominal. Igualmente puede afectar en gran medida en la producción de óvulos en la mujer.

Para la endometriosis que se localiza en las trompas de Falopio los síntomas son bastante parecidos. En este caso las placas que se presentan en el área generan una interferencia en estas vías. Por este motivo existen grandes posibilidades de infertilidad en la paciente. Esto se debe a que el espermatozoide no tiene forma de llegar al ovulo que espera para ser fecundado. Este caso en particular también se conoce como Tubárica, haciendo referencia a los conductos.

Finalmente la endometriosis peritoneal se refiere directamente a aquella que afecta el peritoneo superficial. Este es una capa de tejido que recubre  el abdomen, por lo que cumple funciones protectoras. En este caso las lesiones pueden variar notablemente de forma y tamaño, dependiendo específicamente de la gravedad de la situación.

Profunda e interna

Hablar de endometriosis profunda es referirse específicamente a aquella que penetra en gran medida por debajo de peritoneo. Este en uno de los casos más preocupantes ya que esta localización le permite afectar nervios, uréteres y hasta la vejiga. Los daños que ocasionan este tipo de lesiones pueden ser de carácter irreversible, si no son tratados a tiempo.

Igualmente existe la endometriosis interna la cual se localiza en las paredes del útero, específicamente en la capa muscular. Se le llama de esta manera ya que, a pesar ubicarse en el útero (su lugar naturalmente correcto), no está en el área que le corresponde internamente. Esto tiene como consecuencia que haya una penetración inadecuada en el miometrio, ocasionando los síntomas característicos de la enfermedad.

Endometriosis en exteriores

Al hablar de endometriosis en órganos que no pertenecen al aparato reproductor femenino se debe de tener presente que puede llegar a suceder. Los únicos órganos que no se ven afectados por el endometrio son el corazón y el bazo. Aunque, efectivamente, existen algunos que tienen un mayor riesgo de presentar este problema que otros. Estos son los intestinos, la región torácica en general y el área umbilical.

  • Intestinal: Referirse a una endometriosis localizada en esta área es mencionar varios de los órganos del sistema digestivo. Esto puede tener como consecuencias otras enfermedades como la anemia lo la hipoglicemia. Por lo específico de la zona afectada los síntomas que se presenten en este caso en particular tendrán relación con la misma. Esto hace que sean frecuentes vómitos, gases, diarrea y nauseas.
  • Torácica: En este caso la endometriosis puede localizarse en zonas como los pulmones o el diagrama. Esto ocasiona que la persona que la tenga sienta constate dolores en los costados, dificultad al momento de respirar y hasta taquicardias. Otros síntomas que también pueden presentarse son el sangrado al toser y los mareos, pocos frecuentes en otros casos.
  • Umbilical: Como su nombre lo indica aparece específicamente en la zona próxima al ombligo o incluso en su interior. Comúnmente aparece cuando existe alguna cicatriz quirúrgica previa, provocando sangrados que coinciden con la menstruación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: