Uso de la homeopatía en el embarazo
29/09/2017
Ovodonación. Todo sobre la donación de óvulos
30/09/2017

¿Qué es la inseminación artificial?

La técnica de fecundación conocida como  inseminación artificial es un tratamiento de fertilidad bastante conocido en la actualidad. Éste se basa en ubicar en el útero los espermatozoides seleccionados para el proceso.

¿Quieres conocer más sobre esta técnica?

La inseminación artificial ¿Cómo funciona?

Para realizar este tratamiento inicialmente se maneja una muestra de esperma, que puede proceder de la pareja o de un donante anónimo, a la cual se le realiza una cuidadosa evaluación con el fin de seleccionar los mejores espermatozoides.

Cuando se tienen estos espermatozoides separados de otros componentes del semen se procede a la estimulación hormonal de los ovarios de la mujer para tener así control sobre su ciclo de ovulación. En el momento preciso se introducen los espermatozoides, la cual es la etapa puntual de inseminación artificial.

Esta técnica es relativamente simple y sobre todo bastante eficaz, presentando un porcentaje de éxito de hasta el 57%, aunque esto varía de acuerdo a la edad de los pacientes.




Ahora, si estás pensando recurrir a esta técnica hay varios detalles que debes tener en cuenta:

  • Así, debes tu tener en cuenta que el resultado final del proceso depende en gran medida de la calidad del semen que se tenga.
  • Ten en cuenta que recurrir a esta técnica se recomienda en varios casos, siendo los principales: Cuando a los espermatozoides se les dificulta llegar hasta el útero, sea por su mala calidad o por problemas de impotencia. Igualmente se aconseja en casos donde se presentan disfunciones ovulatorias, por factores del coito o por alteraciones tanto funcionales como anatómicas del cuello uterino.
  • Finalmente, debes saber que esta técnica es muy simple y se realiza en dos fases diferentes, la del diagnóstico e inicio del tratamiento y la fase de la inseminación en sí.

La inseminación intrauterina

La inseminación intrauterina (IIU) es un procedimiento en el que los espermatozoides se colocan directamente en la cavidad uterina a través de un catéter cerca del momento de la ovulación. Este procedimiento se realiza más comúnmente cuando hay problemas con los espermatozoides, como conteo bajo o baja movilidad, o una incompatibilidad entre los espermatozoides y el moco cervical. También se puede realizar para superar los problemas asociados con la incapacidad del hombre para eyacular dentro de la vagina de la mujer debido a la impotencia, eyaculación precoz u otras condiciones médicas y en algunos casos de infertilidad inexplicable.

La IUI aumenta las posibilidades de embarazo porque los espermatozoides se colocan directamente en el útero, evitando el cuello uterino y mejorando la entrega de los espermatozoides al óvulo. Por lo general, implica que a la pareja femenina se le administren medicamentos para la fertilidad con el fin de estimular los ovarios para que desarrollen dos o tres óvulos. Esto aumenta la probabilidad de embarazo al aumentar el número de embriones potenciales. Las ecografías vaginales se realizan al segundo o tercer día y a partir del octavo día y se pueden aplicar inyecciones dependiendo de la respuesta ovárica. La IIU se suele realizar entre el día 12 y el día 15 del ciclo y se programa con precisión para que coincida con el día de la ovulación.

La pareja masculina deberá proporcionar una muestra de semen antes de la inseminación. El lavado de semen – un procedimiento en el que se separa el esperma del líquido seminal. Los espermatozoides activos se separan por métodos de laboratorio y luego se suspenden en el medio de cultivo.

Después del lavado, es el momento de la inseminación, que sólo dura unos minutos y no causa molestias, si las hay, a la mujer. El médico insertará un pequeño catéter en la cavidad uterina a través del cuello uterino e inyectará los espermatozoides directamente en el útero. 0,4-0,5 ml de esta preparación se inserta en la parte superior del útero con el fin de depositar los espermatozoides cerca de las aberturas de las trompas de Falopio para esperar la llegada de los óvulos. El paciente puede reanudar sus actividades normales inmediatamente después del procedimiento de IIU. Si el embarazo no resulta de la IIU inicial, el procedimiento puede repetirse durante los siguientes ciclos. Las IIUI se pueden realizar con el semen de la pareja o con semen de donante. Se recomienda que el paciente se abstenga de tener relaciones sexuales durante dos o tres días antes del procedimiento. Si tres ciclos de IIU no han resultado en embarazo, recomendamos una consulta de seguimiento para revisar su tratamiento.

Una vez que se le indique que la IIU es una opción adecuada para usted, anote las fechas de su período e infórmenos qué mes desea recibir tratamiento. Se le dará una cita para discutir el tratamiento antes de comenzar sus medicamentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: