Aumento de peso durante el embarazo
17/08/2018
ano imperforado
Ano Imperforado ¿Puede el bebé nacer sin ano?
26/08/2018

Efectos que tienen las ETS en las embarazadas y el bebé

Las ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual) pueden tener casi las mismas consecuencias en las mujeres embarazadas y las que no lo están. Las ETS causan enfermedad inflamatoria pélvica, infertilidad, cáncer del cuello uterino, otros tipos de cáncer, hepatitis crónica, y otras complicaciones. La mayoría de las ETS que afectan a la mujer son silenciosas, se presentan sin síntomas o signos. Una mujer embarazada que padece una enfermedad de transmisión sexual puede presentar un parto antes de término, ruptura prematura de las membranas que rodean al bebé en el útero e infección uterina después del parto.

Las mujeres embarazadas pueden infectarse con las mismas ETS que las mujeres no embarazadas. Estar en gestación no ofrece a la mujer ni a sus bebés ninguna protección contra las ETS. Al contrario las consecuencias en una embarazada y en su bebé pueden ser significativamente más graves y hasta mortales. Por eso es importante que conozca los efectos dañinos para su salud y la del bebe y que sepan cómo protegerse y proteger a sus bebés.

Una mujer embarazada puede transmitir una ETS a su hijo antes, durante o después del nacimiento del bebé. Algunas ETS, como la sífilis atraviesan la placenta e infectan al bebé mientras está en el útero. Otras ETS como la gonorrea, la clamidia, la hepatitis B y el herpes genital, pueden ser transmitidas de la madre a su bebé en el momento del parto. El VIH puede atravesar la placenta durante el embarazo, infectar al bebé durante el trabajo de parto y, a diferencia de las otras ETS, puede infectar al bebé a través de la lactancia materna.

Entre los efectos que pueden causar las ETS en el bebé, se incluye mortinatos (bebé que nace muerto), bajo peso al nacer, conjuntivitis, neumonía, septicemia neonatal, infección en la sangre del bebé, daño neurológico, ceguera, sordera, hepatitis aguda, meningitis, enfermedad hepática crónica y cirrosis. Casi todos estos problemas se pueden prevenir si la madre recibe cuidados prenatales de rutina que incluyan pruebas de detección de ETS en las etapas tempranas del embarazo y, si es necesario, la repetición de estas pruebas cuando se acerque la fecha del parto.

Se pueden tratar y curar con antibióticos durante el embarazo la clamidia, la gonorrea, la sífilis, la tricomoniasis y la vaginosis bacteriana. Las mujeres con hepatitis B pueden recibir durante el embarazo la vacuna contra esta infección. No existe una cura radical para las ETS virales como el herpes genital y el VIH, sin embargo, los medicamentos antivirales pueden ser adecuados para las mujeres embarazadas que tienen herpes y en especial el VIH. Si una mujer tiene herpes genital o VIH, se realiza una operación de cesárea para evitar la infección del recién nacido.

Una de las maneras más efectivas de evitar ser contagiada por una ETS es con el uso de los condones de látex, cuando se usan de manera habitual y correcta. El uso de los condones de látex puede reducir el riesgo de contraer herpes genital, sífilis y chancros solamente si el área infectada o el área de posible exposición están protegidas con el condón. A su vez, el uso correcto y habitual de los condones de látex puede reducir el riesgo de contraer el virus del papiloma humano y las enfermedades asociadas a este (como verrugas y cáncer del cuello uterino). Tener una relación estable y mutuamente monógama con una pareja que se haya hecho las pruebas de detección y que se sabe que no tiene ninguna infección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: