Dolor en las relaciones sexuales o dispareunia
¿Qué es la dispareunia?
21/06/2019
rituales fertilidad
Los rituales de fertilidad más populares
19/07/2019

Diferencias entre endometriosis y endometritis

diferencia endometriosis y endometritis

El sistema reproductor femenino está constantemente en riesgo de contraer diferentes enfermedades. Algunas de ellas fáciles de solucionar con tratamientos, pero otras tienen características más graves. Tal es el caso de la endometriosis y endometritis, dos malestares diferentes que suelen afectar a distintas mujeres del mundo.

Por sus nombres la endometriosis y la endometritis pueden ser confundidas con suma facilidad. Pero la verdad es que ambas enfermedades tienen bastantes diferencias entre sí. Las mismas van desde los síntomas hasta sus causas y consecuencias. De hecho hasta su diagnóstico y tratamiento varían en gran medida, pudiendo confundir a paciente pero no a los especialistas.

Lo que sí tienen en común ambas es que efectivamente son afecciones que involucran al endometrio. Esta parte de organismo de la mujer es la membrana encargada de recubrir el útero, variando su espesor durante el ciclo menstrual. Este tejido desempeña una función protectora ya que es el lugar donde se instalara el embrión después de la fecundación. Por esta razón mantener su salud es de vital importancia para procurar un embarazo en optimas condiciones.

Otro factor común entre ambas enfermedades es que son causantes de irregularidades en el periodo menstrual. Por este motivo quizás se presenten sangrados abundantes o dolores fuertes, dependiendo de la gravedad. Equivalentemente puede haber cambios notorios en los tiempos de cada fase del ciclo, desde la menstruación hasta la ovulación.

Sumado a lo anterior otro punto en común entre ambos padecimientos es el riesgo a la infertilidad. Por lo que muchas mujeres, que han padecido la enfermedad, se someten a extensos tratamientos para la recuperación de este factor. Este es el principal motivo por el que hay que conocer y prevenir ambos malestares.

Conocer la endometriosis

Lo primero, al hablar de diferencias, es conocer las características específicas de cada enfermedad. En el caso de la endometriosis se trata del crecimiento del endometrio de manera anormal. Este puede desarrollarse en diferentes partes del organismo de la mujer, y algunos hombres, dejando de lado el útero. Por esta razón se puede presentar a nivel de los ovarios, las trompas de Falopio o incluso los intestinos.

En cuanto a los síntomas son bastante parecidos entre ellas, como se menciono anteriormente. La principal señal que distingue a la endometriosis es que los distintos malestares se presentan durante la menstruación. Los mismos pueden ser desde el primer sangrado de la mujer e ir empeorando a medida que pasa el tiempo. Aunque existen posibilidades de que se presente de forma asintomática.

El origen de ambas enfermedades también puede variar entre sí. La endometriosis particularmente no tiene una causa determinada, simplemente hipótesis que se han planteado los especialista al respecto. Algunas de ellas son que es de origen hereditario o como resultado de desórdenes inmunológicos en el organismo.

Finalmente, en cuanto a la endometriosis, el diagnostico también marcara la diferencia. Esta enfermedad es difícilmente detectable por los procedimientos básicos ginecológicos. En muchos casos se tiene que recurrir a exámenes detallados para determinarla y sobre todo para establecer su localización.

Tratamiento

La medicación para la endometriosis se basa más que todo en analgésicos para aliviar el malestar general. A esto se le pueden sumar procedimientos hormonales, como pastillas anticonceptivas o inyecciones. Potencialmente la cirugía, como último recurso para los casos más graves,  especialmente se utiliza la laparoscopia.

Diferencias con la Endometritis

Al conocer la endometritis se la determina como una inflamación del endometrio, haciéndola bastante diferente a la endometriosis.  Además, otra característica relevante es que los síntomas se presentan en cualquier momento del ciclo menstrual.

En cuanto a sus causas se distinguen que la enfermedad ocurre debido a una infección. La misma puede generarse por diversos motivos ya que el aparato reproductor femenino suele ser delicado. Procedimientos como una cesárea anterior podrían desencadenar la endometritis, al igual que un aborto o parto. Los tumores, tuberculosis, dolencias vaginales o la colocación de dispositivos intrauterinos son también precursores de este problema.

Tratamiento

El tratamiento de la endometritis se basa principalmente en antibióticos, que deben ser recetados por el ginecólogo después del diagnóstico. Los principalmente utilizados son la Doxiciclina, Gentamicina y Cefalosporinas. También se le sumaran antimicrobianos, como el Metronidazol, y anti fúngico, como la Nistatina.

Otros factores comunes y diferencias

Algo que se debe tomar muy en cuenta al a hora de analizar estas dos enfermedades es la importancia de los diagnósticos adicionales. Estos son procedimientos que van más allá del examen ginecológico de rutina, siendo determinados por la sospecha del malestar. El experto, al tener cualquier sospecha de algún padecimiento, enviara los estudios correspondientes al mismo.

Es fundamental resaltar que tanto la endometriosis como la endometritis se dividen por etapas. A medida que las mismas vayan avanzando la paciente afrontara una mayor complicación en sus síntomas y su estado general. Este hecho también hará que los tratamientos sean más complicados.

La endometritis tiene dos fases, la endometriosis tiene cuatro. En primer lugar existe la fase aguda, presentada después de partos o abortos espontáneos. Se distingue porque los síntomas no son tan marcados, caracterizándose por dolores y fiebre. Muchas pacientes no se dan cuenta de esta etapa y por esta razón pasa a la segunda fase de tipo crónico.

En el caso de la endometriosis las etapas van desde la mínima hasta la severa. En la primera fase la inflamación es menor y los tejidos adheridos son de un tamaño mínimo. En esta etapa el dolor no es tan pronunciado, muchas veces incluso imperceptible, siendo asintomática en la mayoría de los casos. Al pasar a la etapa leve, la segunda, es cuando se tiene una mayor certeza de la enfermedad.

En tercera fase es la moderada en donde ya existes los quistes, con su característico color marrón chocolate. El dolor es mucho más pronunciado, al igual que la inflamación. Ya en la cuarta etapa, la severa, el tamaño de la endometriosis es bastante pronunciado. En este caso la solución será la vía quirúrgica y los dolores pueden llegar a producir incluso desmayos.

A pesar de todas las diferencias que existen entre ambas, la forma más efectiva de evitarlas es la prevención. Para ello lo mejor es asistir al ginecólogo correspondiente cada seis meses, o una vez al año mínimo. De esta forma se podrá evitar cualquier situación incómoda que pueda producirse debido a la endometriosis o la endometritis.

Sobre La Endometriosis XYZ
Sobre La Endometriosis XYZ
En este blog queremos compartir las experiencias y noticias de interés para todas aquellas mujeres que sufran endometriosis. Tanto si estás buscando un embarazo como un remedio para tu dolor, aquí encontrarás información. Este NO es un portal médico, consulta siempre con un profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: