El Omega 6
14/08/2018
Efectos que tienen las ETS en las embarazadas y el bebé
19/08/2018

Aumento de peso durante el embarazo

Todos los consejos y recomendaciones en lo referente a la alimentación de la embarazada están dirigidos a lograr una nutrición ideal, tanto para la madre como para el bebé. Pero no debe obviar la conveniencia de restringir un excesivo aumento de peso durante la gestación. Es conveniente que el aumento de peso se mantenga entre los 9 y los 11 kilos al final del embarazo. Es claro que un peso insuficiente resulta nocivo para el bebé, tampoco se obtiene buenos resultados de un aumento de más de 11 kilogramos.

Pero ya en los últimos años algunos científicos sugirieron que la cantidad de la dieta dependía particularmente del contenido de proteínas, que era mucho más importante que el total de calorías. Esto no significa la resolución total del problema del aumento de peso.

Aumento de peso al fin del embarazo

El aumento de peso al final del embarazo, discriminado en tejidos fetales y órganos maternos. La placenta, el cordón umbilical, el líquido amniótico y la alimentación del bebé.
1) La placenta: Es el único punto de contacto de la criatura con el mundo exterior. Cumple funciones esenciales en la alimentación del bebé, además de otras como intermediaria entre la madre y su criatura. Algunas de ellas son:
a) Circulatoria
b) Intercambio madre-bebé
c) Hormonal

a) Circulatoria: Es en la placenta en donde la sangre materna y del feto confluyen, exis¬tiendo entre ambas un espacio y una membrana finísima que los separa y en la cual se produce el intercambio de la sangre materna que lleva el oxígeno y alimentos y la sangre fetal que contiene sangre mal oxigenada y deshechos expulsados por la madre.
b) Intercambio madre-bebé: La placenta es un reservorio de alimentos. Pasan hacia el bebé los nutrientes esenciales para su vida, hidratos de carbono, proteínas, grasas, agua, minerales, etc. Otros alimentos deben transformarse antes de su pasaje, por esto el llamado ‘reservorio’. Cuando existe abundancia de alguno de estos elementos, la placenta los ‘almacena’ y el feto recurre a ella cuando los necesita. También la madre hace las veces de pulmón –como ya hemos mencionado– a través de la placenta envía oxígeno y el bebé manda el anhídrido carbónico para que ella lo elimine. Actúa también como barrera que detiene algunos microorganismos, toxinas y otros elementos nocivos; esta es su función protectora. Alrededor de la mitad del mes previa al nacimiento del bebé, la placenta deja de crecer y por ende el crecimiento fetal se hace más lento.
c) Hormonal: La placenta produce hormonas: la lactógena que indica el buen funcionamiento de la placenta. Cuando ésta se enferma se denomina insuficiencia placentaria, uno de los factores que provocan la disminución del crecimiento fetal por mala nutrición y falta de oxigenación. También produce los estrógenos y la progesterona, que aportan para un mejor crecimiento, desarrollo y mantenimiento del feto, además de informar acerca de la vitalidad del mismo.
2) El cordón umbilical: Cumple la función de transportar la sangre de la placenta al feto y viceversa. Es un cordón que lleva esta sangre placentaria limpia, bien oxigenada y rica en nutrientes; trayendo sangre sin oxígeno y con grandes cantidades de productos de desecho.
3) El líquido amniótico: Sus funciones son: amortiguar los golpes en el feto, a modo de colchón; permitir el desplazamiento permanente del feto como si nadara; mantener constante la temperatura; aportar al feto discreta cantidad de agua y sales minerales; en el parto forma la ‘bolsa de las aguas.

El gráfico a continuación le proporcionará un método práctico para vigilar el aumento de peso y le resultará útil para su dieta y para su progreso. Se pretende que el mismo sea sólo eso: una guía útil en la búsqueda de patrones nutricionales durante su embarazo. Obviamente (ver tabla de peso guía) su peso antes de quedar embarazada impondrá consideraciones obvias para determinar cuál es el aumento de peso óptimo.Este gráfico muestra el aumento de peso al final de cada mes de embarazo en una embarazada tipo. (Recuerde que el embarazo hasta el parto dura 280 días ó 40 semanas ó 10 meses lunares = 28 días cada mes lunar).

Durante la gestación, el aumento de peso representa aproximadamente entre el 15 y el 18 % del peso normal de la mujer (si comenzó su embarazo con 60 kilogramos, el peso promedio al finalizar oscilaría entre los 69 y 71 kilogramos, es decir un aumento de 9 a 11 kilogramos).

Como puede observarse en el cuadro de peso de la embarazada, es muy común que:
1) En los primeros tres meses, el peso se estabilice o bien aumente poco, especialmente en las primeras semanas. La alimentación, durante este período, no reviste tanta importancia como en los subsiguientes. Incluso es posible que durante este período el apetito disminuya en lugar de incrementarse. Esto se debe, por lo general, a las alteraciones propias de las primeras semanas del embarazo.
2) En los tres meses siguientes la curva realiza un moderado ascenso y la alimentación requiere especial atención. Puede ocurrir que en este momento el apetito aumente hasta volverse casi voraz. Por otra parte es el momento en el que la madre encuentra su equilibrio, debe estar controlada en su alimentación para prevenir trastornos posteriores y empieza a hacer reservas alimenticias para los últimos meses del embarazo, para el parto y la lactancia. Acumula energía y genera reserva de proteínas para la parte final de la gestación. Ya en esta época, la embarazada manifiesta avidez orgánica por el agua, la sal y por algunos alimentos en especial. De allí la importancia de una alimentación balanceada, moderada y equilibrada en todos sus nutrientes.
3) En los últimos tres meses, la curva experimenta un fuerte ascenso, que se traduce en un aumento aproximado de 500 grs. por semana, lo cual indica una gran necesidad de aporte de sustancias nutritivas, en especial proteínas, ya que es el momento en el que el bebé experimenta su pico de crecimiento y desarrollo máximo.
Los últimos 15 días la curva prácticamente se aplana, porque el peso sube poco y luego se estabiliza, ya que la placenta comienza a funcionar menos ante la cercanía del momento del parto y del fin del embarazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: