Tercer trimestre de embarazo
17/04/2018
Alternativas naturales al tratamiento de la endometriosis
23/04/2018

Agonistas dopaminérgicos contra la endometriosis

Investigadores de la Unidad de Genética y del Grupo de Investigación en Reproducción Humana del Hospital La Fe, han descrito un nuevo tratamiento de la endometriosis mediante la administración de un agonista de la dopamina.

El trabajo, dirigido por la doctora Edurne Novella, describe cómo al inhibir la formación de vasos sanguíneos en tejido endometriósico, se mejora el tratamiento de la enfermedad previniendo la formación de nuevas lesiones, a través de la administración de un fármaco que actúa sobre el receptor 2 de la dopamina evitando la angiogénesis tisular. Así se demuestra que la implantación, desarrollo y crecimiento de las lesiones endometriósicas dependen de la angiogénesis o de la generación de vasos sanguíneos, por lo que al impedirlo se abre una posibilidad terapéutica para el tratamiento de esta enfermedad.

Los hallazgos del estudio demuestran que el efecto angiogénico del agonista dopaminérgico provoca una disminución de la proliferación celular que conlleva a una degradación tisular y una reducción en el número de lesiones endometriósicas peritoneales en un modelo experimental animal de endometriosis.

Sobre las ventajas de este nuevo tratamiento la doctora Novella resalta que “hay una más que probada tolerancia y empleo clínico de los agonistas dopaminérgicos para la inhibición de la lactancia y como tratamiento de la hiperprolactinemia, trastorno asociado en muchos casos a la endometriosis, además se cuenta con escasos efectos secundarios en comparación con los tratamientos empleados actualmente en endometriosis y se ha comprobado que hay una reducción de lesiones endometriósicas sin necesidad de cirugía”.

Estudios clínicos

El grupo de investigación empezó trabajando con un agonista dopaminérgico, concretamente la cabergolina, aunque pronto se cambió por la quinagolida, otro antagonista de la dopamina, como regulador del sistema VEGF. Para ello se suministraron dosis progresivas de 25, 50 y 75 microgramos/día en un tratamiento de entre cuatro y cinco meses y se observó que disminuían los genes envueltos en la producción del proceso y disminuía el proceso inflamatorio, de la fibrólisis y del VEGF. También se ha realizado el primer ensayo clínico piloto en humanos que prueba que se reducen las lesiones endometriósicas. En uno o dos años se espera disponer de estudios multicéntricos con agonistas de la dopamina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: